El presidente Alberto Férnandez, aseguró hoy que la Argentina no volverá a “fase 1” por la segunda ola de contagios de coronavirus, al considerar que la población no resistiría una cuarentena estricta “por un tema sociológico”.

No obstante, el Presidente evaluó que la situación es difícil y consideró que “nos tiene que doler el número de 500 muertos diarios” por coronavirus. Fernández señaló que no hubiera querido “restringir la circulación, pero no hay otro modo que no sea ese” para combatir el crecimiento de los contagios.

En declaraciones radiales, el Jefe de Estado afirmó consideró que a su parecer, se debe “seguir” con las restricciones que están vigentes hasta el 20 de mayo por el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) vigente.

Más temprano el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, alertó hoy que en los últimos días “ha empezado a ascender nuevamente” la cantidad de contagios de coronavirus, por lo que señaló que “el momento es extremadamente delicado” y en los próximos días van a “evaluar la curva” para determinar cómo continuarán las medidas restrictivas.

“Después de muchísimos días de descenso de casos, en los últimos cuatro o cinco días se ha detenido e incluso en los últimos tres o cuatro días ha empezado a ascender nuevamente, en pequeña cantidad, pero es un cambio de tendencia bastante claro”, sostuvo el funcionario local.

En conferencia de prensa, el titular aseguró que actualmente hay un “escenario complejo” en lo que respecta al impacto de la segunda ola y reconoció que “es muy difícil pedir mayor esfuerzo”.

Abrir chat
Alberto Fernández descartó volver a fase 1 pero que “deberán seguir en estos términos” con las restricciones