Una perra del grupo Halcón contactada de manera privada por el padre de Guadalupe Lucero, la niña desaparecida en San Luis, el 14 de junio último, marcó una vivienda y una supuesta mancha de sangre en la manzana “E” de la casa 22, del barrio en el que la pequeña fue vista por última vez.

Así lo confirmó a Télam el abogado de Eric Lucero, padre de la niña y se preguntó: “¿Cómo la zona marcada por la perra entrenada, no había sido nunca rastrillada por el resto de los canes, ni la Policía?”.

El hallazgo de lo que puede ser un indicio para encontrar a la pequeña, se produjo pasadas las 11.30 de este viernes, luego de que el equipo privado de canes que ayudan en la búsqueda, comenzara nuevamente un rastrillaje en el lugar.

“La perra marcó la casa con claridad y frente al lugar detectaron una posible mancha de sangre”, dijo Zabala a Télam, y se mostró extrañado de que ninguno de los 60 perros que rastrillan la zona haya podido “detectar ese lugar y esos indicios”.

Abrir chat
Búsqueda de Guadalupe: una perra marcó una casa y una posible mancha de sangre