Apenas un día antes del aniversario número 14 de aquel accidente en el que perdieron la vida sus hijos que venían de entregar ayuda solidaria en el Chaco, las familias de la tragedia del Colegio Ecos de Villa Crespo recibieron una gran novedad: la notificación de un fallo en el cual la Justicia santafesina les da la razón. El tribunal pluripersonal de la Cámara de Apelación de Vera, Santa Fe, resolvió condenar a Oscar Eduardo Atamañuk, el chofer del micro, como responsable de los delitos de “homicidios culposos múltiples” a tres años de prisión y cinco años de inhabilitación especial para conducir.

“En la práctica, no va a ir preso, pero la pena es mayor que los dos años y seis meses que le habían dado y que apelamos, y es un reconocimiento de su culpabilidad”

No hay palabras para describir si es alivio. Digamos que es lo máximo que se podía obtener para un delito ocurrido antes de la modificación del Código Penal en 2019. Ahora sería bueno que se investigase la cadena de responsabilidades: la empresa que contrató un chófer sin experiencia y muy joven, en negro; la ruta sin banquina. Son una suma de factores”, sintetiza Kohen. Asimismo recuerda que desde la entidad buscan promover la educación vial y una legislación adecuada para los delitos relacionados con accidentes de tránsito y, a la vez, continuar la labor solidaria que identificaba a sus hijos, y que llevaron a que el día de la tragedia, el 8 de octubre, se celebre el Día del Estudiante Solidario, por resolución del Consejo Federal de Educación.

Una nueva ley
El fallo de la Justicia santafesina se produjo un día después de que el ministro de Transporte, Mario Meoni, y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, presentaran el proyecto de ley Tahiel, que busca condenar con penas de 8 a 25 años de prisión para quienes maten corriendo “picadas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *