Luego de 233 días de entrar al Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) por el Covid 19, la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense cambien por fin su condición: desde el lunes 9, regirá el Distanciamiento Social (DISPO). 

Comienza la nueva normalidad. Y eso significa que las decisiones sobre qué se cierra y qué se libera quedará en manos de cada distrito y no dependerá de una coordinación con Nación.

El presidente Alberto Fernández convocó para este viernes al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y al gobernador, Axel Kicillof, a la quinta de Olivos, donde se reunirán pero sólo habrá foto, no conferencia conjunta. 

Gran parte de los detalles del anuncio se están ajustando este jueves con conversaciones entre el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y los gobernadores de las provincias donde está impactando más el virus.

Con este cambio, Fernández busca también despejar la agenda de la pandemia, administrar el tiempo que falta hasta la llegada de la vacuna y focalizar en su frente más urgente: mostrar gestión y liderazgo de la agenda pública. El anuncio se hará este viernes porque el sábado viaja a Bolivia a la asunción de Luis Arce.

¿Qué significa en la práctica que la región metropolitana entre a DISPO? Entre otros ejemplos, que las reuniones sociales y familiares en casas particulares -que siguen prohibidas por un decreto nacional para los distritos que están en cuarentena- podrían ser habilitadas para AMBA.

De todos modos la nueva normalidad no será tan inmediata ni tan visible: en Ciudad no autorizarán todavía los encuentros particulares a puertas cerradas. Pero sí podrán juntarse hasta diez personas en los jardines, terrazas y patios. Familias y amigos podrán por primera vez, desde el 20 de marzo, verse legalmente al aire libre en sus casas siempre que no junten más de diez personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *