La madre de la joven de 19 años que falleció por las quemaduras sufridas en el bar Zar Burgers, de la localidad bonaerense de San Miguel, se hizo presente en “una sentada” para pedir justicia por Lucía, en la puerta del establecimiento y desde la fiscalía confirmaron a Télam que “el dueño del lugar, el encargado y la mesera están imputados” en la causa en la que aún se está investigando lo ocurrido.

El hecho tuvo lugar el viernes 9 de octubre en Zar Burgers, ubicado en la calle Paunero 1189, de la localidad bonaerense de San Miguel, donde luego de ser salpicada por alcohol encendido durante la recarga imprudente de un hornito que pretendía calefaccionar el bar, Lucía murió producto de las quemaduras y ocho de sus amigos resultaron con heridas de diferente consideración.

“A Lucía no la tengo más, pero estoy segura de que quería esto”, aseveró Lorena, mamá de la joven, y contó que a Dolores, amiga de Lucía “le están por amputar la mano por querer ayudarla”.

Hubo abandono de persona, alguien tendría que haber hecho algo. En los videos se notan todas las negligencias que tuvo el lugar”, y agregó que “no puede ser que el dueño del lugar haya dicho que no pasó nada. Él dice que no pasó nada y Lucía se murió. Por eso estoy acá”, explicó.

Por último, Lorena, dijo que su hija “era hermosa, hay un video donde muestran que ella está en la iglesia, daba apoyo escolar a los chicos de la iglesia, a los comedores, se iban a misionar. Ella quería ayudar.”

“Si hizo todo eso, imaginen lo que le quedaba por hacer. Estaba estudiando para hacer terapia ocupacional”, relató Lorena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat