La Serenísima (perteneciente a la familia Mastellone, el fondo Dallpoint y en un 49% a Arcor) sigue con pérdidas multimillonarias. Este lunes, anunció que rondó los $ 2.287 millones. Y según la empresa, se debe a que el 75% de sus productos están bajo el régimen de precios máximos y no puede tener aumentos y el 5% es por los más flexibles precios cuidados. Se trata de un 80% que sufrió aumento de costos pero no puede reflejarlo en las ventas. Los números pertenecen al 2020.

Los datos pertenecen a la Comisión Nacional de valores, que en 2018 reflejó un rojo de $2.400 millones. Mientras que en 2019, las pérdidas fueron de 50 millones de pesos.

En 2020 la firma facturó $ 70.000 millones.

La empresa está dirigida por Carlos Agote, titular del fondo Dallpoint. Afirma que anualmente, “registró un significativo incremento de litros de leche procesados versus 2019, lo cual le permitió garantizar el normal abastecimiento de productos lácteos en todo el territorio nacional”.

“Logró mantener sus volúmenes de venta, creciendo incluso doble dígito en categorías definidas como estratégicas”, en medio de la pandemia y la cuarentena y de la caída del consumo en lácteos en un 10% promedio, según fuentes privadas.

Son las categorías culinarias: cremas, manteca y dulce de leche. Y pudo aumentar 15% sus exportaciones, mayoritariamente de quesos y leche en polvo en el mercado ruso. Pero a pesar de estas estadísticas, fueron enormes las pérdidas en el mercado doméstico. “El balance refleja un deterioro en sus márgenes, principalmente por el incremento en los costos de la Compañía, superior al 40%, los nuevos costos asociados a la pandemia y la imposibilidad de compensar los mismos actualizando los precios de venta de sus productos”, dice el informe a la CNV.

Según detalla La Serenísima, por los precios máximos, sólo fue autorizada a aumentar 5%. Pero la empresa afrontó incrementos en materia prima y un adicional de 875 millones de pesos producto del Covid-19 y subas en costo laboral, en logística, en energía y en leche cruda.

“A pesar de las complicaciones del 2020, Mastellone no recibió durante el ejercicio ningún tipo de asistencia económica, ni impositiva, por parte del Estado, ya sea ATP, REPRO u otro de los planes oficiales dispuestos por el Gobierno Nacional“, dice el informe a la CNV.

“La Compañía confía que logrará una refinanciación, en condiciones adecuadas para todos los grupos de interés, conforme lo ha hecho ante similares situaciones”, afirmaron desde La Serenísima, que con 91 años en el mercado y un alcance a 70 mil puntos de venta, tendrá que afrontar un vencimiento financiero en julio próximo.

Abrir chat
La Serenísima sufre pérdidas multimillonarias de cerca de $ 2.300 millones