Los principales medios internacionales se hicieron eco de la media sanción en la Cámara de Diputados del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, al calificar la iniciativa como “histórica” y resaltado que se trata de una “política central” del Gobierno de Alberto Fernández.

The New York Times
El diario estadounidense The New York Times aseguró que “Alberto Fernández hizo de los derechos de las mujeres, gay y transgénero una política central de su gobierno, incluso a través de la recesión y la pandemia”.

En un extenso artículo publicado informa sobre el resultado de la votación en la Cámara de Diputados y la calificó como una “victoria legislativa” para la Casa Rosada.

El texto remarca que el proyecto recibió aprobación en Diputados mientras Argentina lucha “con la más grande crisis financiera en una generación”.

También se subraya que si el proyecto se convierte en ley, Argentina será la cuarta nación, y la más poblada, en hacer legal el aborto en América Latina, “donde las estrictas normas sobre aborto son la norma y la educación católica es una política de larga data”.

El artículo repasa la performance de Argentina durante la pandemia y asegura que Alberto Fernández mantuvo “la igualdad de género y orientación sexual como una prioridad de su Gobierno”, y destaca que “se creó un sistema de cuotas que establece un cupo del 1% para argentinos transgénero en el sector público federal”.

El diario El País de España, por su parte, explica que la media sanción obtuvo en Diputados “una diferencia más amplia que dos años atrás, cuando se aprobó por 129 votos a favor y 125 en contra. Falta el último obstáculo, el Senado, que tendrá la palabra definitiva”.

El periódico madrileño también repara en que “la fecha elegida para el debate tenía una gran carga simbólica. El 10 de diciembre, Día internacional de los Derechos Humanos, se cumplía también el primer aniversario de Alberto Fernández como presidente, el único mandatario argentino en ejercicio que ha respaldado la legalización del aborto”.

El diario El País informa que “cada año se realizan en Argentina más de 300.000 abortos, según cifras extraoficiales, y cerca de 40.000 mujeres argentinas tienen que ser hospitalizadas por complicaciones derivadas de los mismos”.

Tras citar a varios legisladores oficialistas y opositores, indica que “desde que Argentina recuperó la democracia, en 1983, hasta la actualidad, más de 3.000 mujeres han fallecido por abortar en Argentina”.

El diario también da cuenta de varios testimonios de los grupos anti y pro aborto, y concluye afirmando que “el feminismo confía en que el apoyo gubernamental decante la balanza a favor de la legalización del aborto y contribuya a extender el debate a otros países de América Latina”.

“Los números en la Cámara alta parecen más ajustados que en 2018, pero nadie da por segura la victoria”, estima El País.

2 comentarios en «Medios internacionales destacan media sanción del aborto legal y la califican de “histórica”»
  1. La penalizacion del aborto puede dar lugar a situaciones dolorosas cuando las personas gestantes se encuentran ante una emergencia obstetrica. En algunas ocasiones, las mujeres fueron procesadas indebidamente por un aborto espontaneo o cuando se cumplian las condiciones para la interrupcion legal del embarazo. En estos casos, las mujeres no solamente fueron acusadas del delito de aborto con consentimiento, sino que en algunas instancias tambien enfrentaron una acusacion de homicidio agravado. En un caso de 2014 que tuvo amplia difusion, Belen, de 25 anos, fue ingresada en un hospital publico de la provincia de Tucuman por una hemorragia vaginal grave. El medico que la trato dio un diagnostico de aborto espontaneo, pero los fiscales de Tucuman le imputaron el delito de homicidio agravado y la acusaron falsamente de haber tenido un aborto ilegal. Fue declarada culpable y condenada a 8 anos de prision. En 2016, el Comite de Derechos Humanos de las Naciones Unidas senalo que Argentina “debe revisar el ‘caso de Belen’, a la luz de los estandares internacionales en la materia, con miras a su inmediata liberacion, y a la luz de este caso, considerar la descriminalizacion del aborto”. Belen estuvo presa dos anos y fue liberada en marzo de 2017, en medio de protestas masivas contra su condena

  2. Jessica S., de 28 anos, manifesto a Human Rights Watch que habia quedado embarazada despues de haber sido violada por un primo. Jessica deseaba interrumpir el embarazo, pero no sabia que tenia derecho a solicitar un aborto. Cuando hablo con una amiga sobre su situacion, esta le explico que el aborto es legal cuando se realiza para interrumpir un embarazo que es producto de una violacion. El 23 de septiembre de 2019, Jessica visito un centro de atencion primaria en una provincia argentina para solicitar un aborto. Para ese momento, llevaba 20 semanas de gestacion y el centro de atencion primaria no pudo realizar el procedimiento, ya que solamente llevan a cabo abortos durante el primer trimestre de embarazo y cuando no se registran complicaciones de salud. No obstante, este centro gestiono una cita para Jessica en un hospital provincial de una ciudad a 100 kilometros de distancia de su casa. Jessica, que esta desempleada y vive en una casa humilde con sus hijos de 4 y 7 anos, su madre y otros familiares, tuvo que pagar pasajes de autobus para un viaje de hora y media para ella y su hermana, quien la acompano. Cuando llego al hospital, una medica le explico los riesgos de practicar un aborto y senalo que tendrian que “preparar un certificado de defuncion” si el feto “pesaba mas de 500 gramos”. Jessica dijo que estaba atemorizada, pero de todos modos decidio firmar el consentimiento informado que se requeria para el aborto. Luego, la medica le dijo que “ a ella le tocaba la parte mas dificil”. La medica tambien le dijo que podia firmar un documento para revocar el procedimiento si se arrepentia. No le explico en que consistiria el procedimiento, senalo Jessica, solamente le asigno una cama en el hospital. A su hermana no se le permitio permanecer con ella. Tampoco le dieron ningun analgesico. La medica le administro una primera dosis de misoprostol, el unico medicamento aprobado para el aborto medico en Argentina. Jessica explico a Human Rights Watch que comenzo a sentirse mal, tuvo miedo y abandono el hospital. Aunque no habia recibido la totalidad de las dosis indicadas, dijo que nadie intento detenerla. Jessica manifesto que, cuando estaba saliendo del hospital, una enfermera le aseguro que habia tomado la decision correcta: “Dios te va a ayudar a criar a tu hijo”, le dijo. “Me senti sola, angustiada y asustada; pense que iba a morir”, manifesto Jessica a Human Rights Watch. Dias mas tarde, Jessica pidio informacion a una red de activistas feministas, quienes le indicaron como tomar el medicamento en su casa para interrumpir el embarazo. Ella lo hizo por su cuenta y sin la atencion de un profesional de la salud, pese a que el acceso al aborto legal era su derecho Desde que el Senado rechazo el proyecto de ley de 2018, autoridades de las provincias de Jujuy, Salta, Chaco y Tucuman, en el Norte argentino, han restringido las iniciativas para brindar informacion, capacitacion y talleres sobre el acceso al aborto legal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat