Solo 14% de la población tiene conocimiento sobre el “humo de tercera mano”, concepto que se refiere a las partículas que deja el humo una vez que se apaga el cigarrillo y que al interactuar con gases del ambiente genera nuevos elementos tanto o más tóxicos, según un sondeo de la Asociación Argentina de Tabacología (ASAT).

Las partículas se impregnan en superficies, viajan a través de la ropa de los fumadores y pueden durar hasta meses en el ambiente, donde se absorben a través de la respiración o la piel, señalan desde la ASAT al conmemorarse hoy el Día Mundial Sin Tabaco

La encuesta, que se realizó por medio de un cuestionario online entre el 7 y 16 de mayo, obtuvo 1.526 respuestas y el 74% de los participantes fueron mujeres con un promedio de edad de 46 años.

El 73% de la muestra se encuentra en la Ciudad y provincia de Buenos Aires, seguido de Mendoza con el 6%.

El 12% declaró ser fumador en la actualidad, el 43% dijo que no fue nunca fumador, mientras que el 67% de los fumadores encuestados dijo consumir hasta 10 cigarrillos diarios.

Según el informe, “si bien el 97%” aseguró conocer el concepto “fumador pasivo”, sólo el 32% reconoció saber de qué se trataba el “humo de segunda mano” y apenas el 14% el “humo de tercera mano”.

La vicepresidenta de la ASAT y médica pediatra neumonóloga, Ana Balanzat, explicó a Télam que “el humo de tercera mano es la suma del humo de segunda mano (el exhalado por el fumador), con el que se va depositando en las distintas partes del ambiente”.

Y agregó: “Es como una familia que se sigue ampliando porque entra en reacción con sustancias químicas que se encuentran en ese ambiente y de esta manera se producen partículas más tóxicas que sus precursores”.

“Ese humo tiene más partículas que el humo de primera y segunda mano”, dijo la profesora titular de pediatría de la UBA.

Precisó que “el humo de tercera mano se deposita en las cortinas, sillones y permanecerá allí más o menos tiempo en función del tipo de tejido. También se va a depositar en las paredes, yeso y en la pintura, por ejemplo”.

La muestra indicó que “mas del 80%” de las personas cree que los problemas derivados del humo se producen en “situaciones de simultaneidad”, mientras que menos del 40% dijo que ocurren “cuando no se está frente al humo al momento de su generación, desconociendo en su mayoría el riesgo vinculado a el humo de tercera mano”, indicó la especialista.

Balanzat señaló que en “una toalla de un lugar donde se fumó, las partículas pueden permanecer hasta 19 meses si no la lavamos”.

Abrir chat
Tabaquismo: solo 14% de la población tiene conocimiento sobre el “humo de tercera mano”