La venta de teléfonos celulares en Argentina en 2020 fue una de las actividades que encontró en la pandemia de coronavirus un paracaídas para no sentir un brusco desplome en sus índices, tal como ocurrió con otras ramas de la economía.

Las normas de aislamiento obligatorio, que impusieron el teletrabajo y la modalidad de “aula en casa”, le dieron un poco de aire a un sector que venía de un 2019 a la baja y la tendencia para este año iba hacia el mismo lado.

En comparación entre el primer semestre del año anterior con el actual, las ventas en el rubro registraron una caída del orden del 22%, según cifras aportadas por la Asociación de Fábricas Argentinas de Terminales de Electrónica (AFARTE).

Pero las medidas dictadas por el Gobierno para frenar la demanda de dólares, tanto para particulares como para empresas, y el punto final para el plan de financiación “Ahora 12” para la compra de estos equipos, no tardaron en demostrar las primeras consecuencias negativas para el sector: por un lado, remarcaciones en los precios de varios equipos; mientras que por el otro, la preocupación de los productores por la merma en la actividad.

Durante la presentación de la nueva línea Motorola Edge, German Greco, presidente de una de las compañías de smartphones con más presencia en el mercado local, había alertado en diálogo con los periodistas invitados al evento virtual, entre los que se encontraba iProfesional, que estos dispositivos móviles son, lógicamente, “productos con componentes dolarizados“, por lo cual son sensibles a lo que ocurra con el valor de la divisa norteamericana en nuestro país.

Además, en esa oportunidad, el especialista había advertido que las compañías cuentan con pocas unidades en depósito, lo que hace que la oferta en el mercado pueda llegar a escasear.

El inconveniente es que el sector tiene el stock muy bajo. Se va a vender lo que se pueda producir”, había señalado de forma contundente.

Y aquí es donde el juego de la oferta y la demanda se transformará en un dolor de bolsillo para los consumidores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *