La joven de 18 años había denunciado al menos cinco veces a su exnovio Matías Ezequiel Martínez. (Foto: captura TN)

Este año ya tuvo más femicidios que días. Según datos del Observatorio Lucía Pérez, hasta este miércoles se registraron 44. El último, el de Úrsula Bahillo en Rojas, conmocionó a la Argentina porque, como tantos otros, podría haberse evitado con algún tipo de accionar judicial. La joven de 18 años había denunciado al menos cinco veces a su exnovio Matías Ezequiel Martínez, un oficial de la Policía bonaerense que estaba bajo tratamiento psiquiátrico desde septiembre y a quien la Justicia le había impuesto una restricción de acercamiento. El cuerpo de la víctima fue encontrado el lunes por la noche en unos pastizales en un campo ubicado a la altura del paraje Guido Spano.

Familiares, amigos y vecinos de la adolescente asesinada despidieron sus restos este miércoles y reclamaron justicia. El martes, el ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni se reunió con los papás de la víctima. Horas después, Asuntos Internos, dependiente de esa cartera,ordenó la intervención de la Comisaría de Rojas y también de la seccional de la Mujer. Mientras avanza la investigación del crimen, los jefes de la seccional fueron desplazados.

Las autoridades colocarán el foco en la actuación de las sedes frente a las denuncias que había formulado Úrsula. Es que, de acuerdo a los dichos de Patricia Nasutti, la mamá de la joven, la última vez que se acercaron a la Comisaría de la Mujer porque Martínez había violado la perimetral, le dijeron a su hija que no tomarían la denuncia porque los fiscales “no trabajaban el fin de semana”.

El presunto femicida había sido denunciado por violencia de género y la Justicia le había impuesto la medida el 5 de febrero. El crimen, cometido el lunes, se descubrió tras un llamado al 911 en el que un tío del propio imputado refirió que creía que su sobrino había matado a una joven, porque le había confesado en un llamado que “se había mandado una cagada”.

Crónica de un femicidio anunciado

La denuncia contra Martínez, de 25 años, la inició el 9 de enero la mamá de Úrsula. En la Comisaría de la Mujer local contó que el policía golpeaba a su hija. Ante eso, se dio intervención al fiscal Sergio Terrón, del Departamento Judicial de Junín. En esa oportunidad, el juez de Paz Luciano Callegari “dispuso medidas de protección en la urgencia, perímetro de exclusión y cese de hostigamiento por seis meses”.

Por

Abrir chat
Una por una, las denuncias que Úrsula Bahillo hizo en la Justicia antes de que la asesinaran