Un fallo del fuero federal en lo Contencioso Administrativo ordenó al Gobierno de la ciudad de Buenos Aires que suspenda las clases presenciales hasta que la Corte Suprema de Justicia de la Nación resuelva la cuestión de fondo en el litigio por el funcionamiento del sistema educativo porteño en tiempos de pandemia.

En su fallo, el Esteban Furnari declaró la incompetencia de la Justicia porteña en este expediente y envió la causa a la Corte Suprema, lo cual deja sin efecto la cautelar planteada por padres y madres de alumnos contra el DNU del Gobierno nacional y a favor de la presencialidad en las aulas, dijeron fuentes judiciales.

El lunes, la Corte había asumido la “competencia originaria” para resolver la demanda de “inconstitucionalidad” presentada por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires la semana pasada en rechazo del DNU 241/2921 del Poder Ejecutivo Nacional.

La resolución del juez Furnari se conoció tras la presentación del Gobierno nacional en el fuero contencioso administrativo federal y es “inapelable” porque “remite” su resolución a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, añadieron los informantes.

Los abogados del Estado habían planteado la “nulidad por falta de competencia” de la resolución de la cámara porteña a favor de la presencialidad de las clases.

El juez se expidió y dejó sin efecto la medida cautelar a favor de la presencialidad en las aulas avalada por la sala IV de la Cámara en lo Contencioso y Administrativo y Tributario porteña, en respuesta al reclamo ante la justicia que hicieron padres y madres de alumnos de la ciudad de Buenos Aires .

Con este panorama, el lunes la Procuración del Tesoro de la Nación pidió la inhibitoria de la justicia porteña y que se mantenga la aplicación del decreto presencial que suspendía las clases presenciales por 15 días en el Área Metropolitana de Buenos Aires para mitigar la posibilidad de contagios de coronavirus ante un escenario de crecimiento exponencial de los casos.

Se trataba de medidas de política sanitaria en un contexto de pandemia. La ciudad de Buenos Aires debería haberse adecuado a la norma que fue promulgada en el Boletín Oficial el pasado viernes”, agregaron.

El fallo del domingo, a favor de la presencialidad en los colegios, generó además el rechazo de los gremios docentes porteños, que convocaron el lunes a un paro que tuvo alto acatamiento en las escuelas de gestión pública de la ciudad y actividad dispar en los establecimientos privados.

La medida de fuerza fue respaldada por gremios docentes como Camyp (Unión Argentina de Maestros y Profesores), AMET (Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica), Sadop (docentes privados) y Ademys, además del sindicato mayoritario en la ciudad, UTE-Ctera.

Este martes, los docentes volvieron a decidir un paro de 24 horas para el miércoles 21 de abril.

Comparte en :
Abrir chat
La Justicia federal ordenó la suspensión de las clases presenciales